domingo, 18 de enero de 2009

Sueños sin dueño

Estaba cansada de que la ilusión tuviera una vida tan sucinta como la de una pompa de jabón. A ella, que le gustaba vestir a la vida con papel de regalo y un gran lazo azul, para dilatar el tiempo y retardar el efecto sorpresa… Le parecía como si pasáramos de puntillas, es más, como si corriéramos de puntillas… Sin hacer ruido, sin dejar huella.


Temía que se le fueran quedando cosas por el camino. Tenía listas, millones de listas para que no se le rezagaran sus deseos y quedaran olvidados en la cuneta más cercana… Y que un simple susurro de viento hiciera que volaran lejos.

Salía muchas noches a caminar sola por la ciudad. Miraba al suelo, y descubría decenas de sueños huérfanos. Sueños que corrían de un lado a otro, sin rumbo fijo, sintiéndose perdidos en la ciudad gris. Sueños de todas las edades, razas y condiciones… Sueños de poder, sueños de esperanza, sueños de amor. Sueños de colores y en blanco y negro. Grandes sueños y pequeños deseos. Sueños sin nombre, sueños sin dueño.

Sueños sonámbulos en busca de un corazón con vida, sueños sin sueño.


Tras sus sueños estaba siempre ella, era fácil encontrarla.
Tú ten cuidado y al volver cada esquina cerciórate de que los tuyos continúan a tu lado,
las comisarías están llenas de sueños perdidos...

8 comentarios:

Alicia. dijo...

Hay un orfanato para los sueños que se han perdido.
Me ha gustado mucho el texto ^^

A. Garcia dijo...

Sueños únicos, diferentes, personales...

Por suerte, hay sueños que se comparten y, aunque no se cumplan, nos hacen felices.

Un beso.

Favio dijo...

xq los sueños cuanod se jacen realidad dejan de ser sueños...

hay q tener cuidado con lo q se desea :)

Saludos!!

yo mismo dijo...

me encanta la vida de la que hablas en tus escritos. el optimismo que irradian, las imágenes que los acompañan... y ese hablar de sueños, porque no somos nada si nos olvidamos de ellos. porque algún día podrán hacerse realidad (eso sí, si no los perdemos).

un beso.

Toxicosmos dijo...

De cuando en cuando, en este forzar,
le morderé al deseo,
pues me pertenece -al menos- un trozo,
¡es mío! -al menos- un trozo.

Los sueños nos pertenecen, están ahí, son nuestros deseos.

Bonito texto. Me agradó encontrarte y leerte.

Un beso.

pAoLa* dijo...

cuanto tiempo.. y como siempre acabo diciendote, que me encanta tu entrada, sueños rotos, miles de sueños que dejamos por el camino y otros que intentamos sacar adelante dia tras dia... por unos sufrimos, y otros se cumplen solos... que verdad mas cierta. y si me dejas creo que mi proxima entrada la haré sobre este tema tambien, no sé cuando porque no tengo tiempo con esto de lso examenes, pero actualizaré con ello.

BESAZOS!!

ordago13 dijo...

buena musica, buenas fotos escribes genial¡¡¡

este blog lo tiene todo

te invito:
republica libertaria de las tortugas

silvia dijo...

Muchas gracias chic@s!!

Cuando hace un año comencé el blog, tan sólo me propuse poder escribir, y continuar haciéndolo mucho tiempo... Vuestros comentarios son la fuerza que hace poner en marcha el motor!!

Un besito!

Ah! Paola, estaré encantada de leer tu texto sobre sueños ;-)