jueves, 26 de febrero de 2009

Mi mundo

Aquí algo ha pasado, y que me digan, que esto ya no sigue igual que como lo dejé.

Miro a mi alrededor y todo sigue en su lugar, en la misma posición, sin embargo, se ve tan distinto...

Paso lista con la vista, mientras mis sentidos se encuentran perdidos, buscando una simple tablilla que flote en este mar ajeno, para asirme a ella y poder volver a coger aire... La gente me mira complaciente y sonríe dándome de nuevo la bienvenida, la bienvenida a este escenario vacío y cuajado de recuerdos etéreos. Porque el mundo como tal es eso, un escenario diáfano donde cada uno lo amuebla, lo decora y pinta sus paredes del color que desee... Porque las normas de interiorismo las pones tú, porque el mundo es tan solo el soporte, el lienzo en blanco, el pentagrama sin notas y la clave…la clave solo la tienes tú.

Hay quien se pasa la vida girando al son de un ritmo marcado, y quien toca las palmas a su alma…Hay quien se deja el aliento en la lucha y quien lucha para tener aliento. Hay quien cree y hay quien crea. Hay quien ama y quien desea. Hay quien se exhibe como en un escaparate y quien se mira de reojo en él y sonríe.

Porque hay presencias invisibles ante ausencias, y ausencias más tangibles que la realidad… Porque en mi mundo yo decido quien me importa, el espectador puede esperar.


Y mañana será otro día, sin embargo, duele.

5 comentarios:

Favio dijo...

yo soy de los que escriben para guardar el pasado en una hoja y seguir adelante..

saludos!!

La sonrisa de Hiperión dijo...

"Porque hay presencias invisibles ante ausencias,"

claro que las hay
saludos!

Proyecto de Escritora dijo...

Me gusta eso de que cad uno crea su mundo (como cada uno crea su blog), tienes ciertas cartas, eso es cierto, pero cada uno las coloca como quiere.
Me ha gustado este texto! veo que has vuelto con tanta inspiración como antes!
BEsos!!

àngela dijo...

Me gusta la forma en que cada uno tiene la manera de sentir su mundo

Adilon dijo...

"Hay quien ama y quien desea", "Porque hay presencias invisibles ante ausencias, y ausencias más tangibles que la realidad".
Una gran verdad.