lunes, 9 de marzo de 2009

Cae la noche

Se desmaya la noche sobre los últimos rayos de sol, las estrellas comienzan a corretear nerviosas buscando su lugar, dispuestas a iluminar los pasos perdidos de sonámbulos ladrones de horas. Su entrada pone luz, la dama de la noche ocupa su trono… Todo está listo, acaba de empezar.


Gracias a Ella logro poner luz a mis noches en vela, cuando todos duermen, cuando todos reposan y mecen sus sueños libres de conciencia, cuando cierran los ojos y abren el corazón, cuando descansan con respiración acompasada, cuando se enfrentan a sus miedos, a sus deseos… Me gusta pensar que descansan tranquilos, que en esos momentos están protegidos, la noche les arropa.

… A la princesa que le arrebatan su sueño cuando la noche aún está en escena, pinta sus labios y toma el tranvía para cruzar la ciudad, al joven que con un esbozo de sonrisa duerme ideando el mañana, al anciano que cae rendido ante el peso de sus recuerdos, a aquel que en un traspiés le robaron el mes de abril y lucha contra el viejo calendario por vivir lo no vivido, a aquella mujer que tan solo cierra los ojos y vela por las habitaciones contiguas…

Mañana todo volverá a retomar el ritmo, pero ahora es tiempo de calma, la fuerza de las burbujas se convierte en líquido sereno, la lucha de las olas en bálsamo tibio, mañana volverán a rugir, aún escucho su voz... Ahora es tiempo de descanso.

Mi mente nerviosa lucha por conciliar el sueño… No existe batalla más perdida…

La noche cae, y otro día se despereza.

3 comentarios:

Djuna dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Djuna dijo...

Un texto explotando dentro de esta tarde oscura que parece noche. Con un ruido en forma de gotas fugitivas.

Toxicosmos dijo...

Cae la noche y llega el recuerdo de lo acontecido durante ese día.
Cierra los ojos, un uevo día comienza ¿El día definitivo? Ese en el que los recuerdos no existen y el vacíonos deja conciliar el sueño.