miércoles, 5 de noviembre de 2008

Cuéntamelo al oído...


Dos cafés me separan de tus labios.
Cinco viajes en metro y veinte conversaciones mudas.
Doce miradas encontradas, siete sonrisas nerviosas.
Cuatro deseos de valentía y cinco ahogados en mi indecisión.

Lástima que tus números no casen con los míos.
Lástima que mis números sean negativos.
Lástima que nuestros números sean primos.

Lástima que siempre haya sido de letras...



5 comentarios:

David c Fild dijo...

me gusto, yo te doy un 10.
saludos

Proyecto de Escritora dijo...

Es verdad, al final todo son números, y cuando no coinciden los nuestros con los de lo sdemás, no hay nada que hacer.
Me ha parecido muy chulo el texto y la imagen.

1 abrazo y 2 besos!

Alicia. dijo...

Me ha gustado mucho el texto.
Aunque dos números no sean iguales, su suma puede dar el resultado correcto.

un beso.

Nébula dijo...

Lástima que siempre haya sido de letras...

Como me suena eso :/

(por cierto, sabes de quien es el dibujo?)

silvia dijo...

Gracias a todos por los comentarios!!

Nébula, la foto no recuerdo de dónde la saqué, hace tiempo que la tengo... Lo siento!!

Un besito!